autobus migrante

Al menos ocho autobuses con migrantes venezolanos arribaron este Viernes Santo muy temprano a San Cristóbal, capital del estado Táchira, procedentes de la frontera colombo-venezolana, donde los albergarán en instalaciones deportivas del sector de Pueblo Nuevo.

El arribo de los autobuses a la capital tachirense, tipo Yutong, alertó desde muy temprano a habitantes de la ciudad, quienes, a través de redes sociales, informaron sobre la presencia de este grupo de personas en el gimnasio de fútbol sala “Campeones del 97”.

Estas instalaciones cuentan con unos camerinos que serán utilizados para que los venezolanos retornados puedan cumplir los 14 días de cuarentena  y luego ser trasladados hasta sus sitios de origen, se informó este 10 de abril.

Trascendió que el estadio Metropolitano de béisbol, ubicado muy cerca del gimnasio de fútbol sala, también será utilizado para recibir a los migrantes. Una fuente aseguró que las mujeres estarán en el gimnasio y los hombres en el estadio.

Se desconoce la cantidad de personas que en las próximas horas serán enviadas a la capital tachirense, pero desde este jueves los rumores sobre la llegada de los migrantes a San Cristóbal hizo que los habitantes de esta ciudad salieran a las calles a resguardar las instalaciones educativas, por cuanto la información era que serían llevados a las escuelas.

Protestas y toma de escuelas

El jueves en horas de la mañana en la carretera que conduce desde la frontera a San Cristóbal, específicamente en el sector El Valle, los pobladores trancaron el paso de vehículos para impedir que los migrantes pasaran a la ciudad.

Allí se presentaron altercados con organismos de seguridad; sin embargo mientras las personas protestaron no llegaron los autobuses.

En sectores como el Barrio Alianza, Unidad Vecinal, Zorca, La Ermita y la avenida Rotaria los vecinos se organizaron y durante todo el día estuvieron pendientes para no permitir que esos sitios no los usen como refugios.

En Zorca, por ejemplo, las personas soldaron las puertas y el portón de la escuela, después que una comisión de Salud y de cuerpos de seguridad se hicieran presentes.

En la avenida Rotaria, específicamente en el sector Genaro Méndez, colocaron obstáculos en la entrada del lugar para que no tomaran la escuela estadal Manuel Felipe Rugeles para ayudar a los retornados venezolanos. En horas de la noche cuerpos de seguridad retiraron los obstáculos que impedían el paso.

Luego de las 10 de la noche y en medio de un apagón general, las personas seguían en las calles para resguardar las escuelas. En La Ermita  se escuchaban  gritos, tocaron pitos, les daban golpes a los postes de electricidad cada vez que sentían que estaban en peligro, inclusive en otros lugares como Qunimarí, Barrio Obrero y la avenida Rotaria se escucharon detonaciones, pero no se logró determinar de qué se trataba.

Más de tres mil venezolanos retornados

Hasta este jueves, Freddy Bernal, delegado político de Nicolás Maduro en Táchira, informó en cadena de radio que 3.974 personas habían llegado al estado, procedentes de Colombia, Ecuador y Perú.

Según Bernal, el 95% retornó a Venezuela por el puente internacional Simón Bolívar y el resto lo hizo por los pasos irregulares.

El dirigente del Psuv explicó que en los municipios fronterizos Bolívar, Ureña y Junín fueron habilitados 10 puntos de atención social integral (Pasi), en las instalaciones educativas que han sido adecuadas para albergar a los retornados.

Dijo que en estos tres municipios se ubicaron a unas 2 mil 800 personas, pero unas mil permanecían en el terminal de San Antonio por lo que se presume que son esas a quienes enviaron a San Cristóbal.

Bernal también informó que han coordinado e intercambiado información con organismos colombianos como la secretaría de Gobierno de la Gobernación del Departamento del Norte de Santander y los equipos epidemiológicos,  para saber exactamente el número de personas que llegan desde el vecino país a territorio venezolano.