El portal de noticias venezolano Crónica.uno publicó un trabajo especial que explica cómo la administración de Nicolás Maduro se ha encargado de perseguir a los venezolanos retornados en medio de la pandemia por COVID-19.

El trabajo, que consta de tres capítulos, fue publicado el domingo 18 de octubre. La pieza registra la travesía de los venezolanos que deciden volver a casa y son maltratados en la frontera del país, pero también lejos de las zonas limítrofes. También se abordan la estigmatización hacia los retornados y cómo el aparato oficial instaló un acoso hacia los venezolanos que se vieron forzados a regresar.

Tres capítulos para explicar la persecución a venezolanos retornados

El portal Crónica.uno inicia este trabajo especial con un capítulo que retrata la travesía de venezolanos que se ven obligados a entrar al país a través de vías ilegales. También muestra cómo es la vida de las personas que se someten a las cuarentenas forzosas en estados fronterizos en los llamados Puestos de Atención Social Integral (Pasi).

Uno de los hallazgos presentados en el primer capítulo del trabajo especial es cuánto cuesta ingresar por vías ilegales a Venezuela. De Paraguachón La Raya (Zulia) son 58 dólares por persona. Mientras que un vehículo de Maracaibo a La Raya puede cobrar hasta 500 dólares. El paso más económico es a través del río Arauca hacia Apure, que tiene un costo de 16 dólares por persona.

Mientras que para ingresar a Venezuela por la frontera con Brasil y el estado Bolívar, la tarifa puede llegar hasta los 30 dólares.

Otro de los momentos narrados en el primer capítulo es la experiencia de una persona en uno de los Pasi del estado Apure. La persona entrevistada por el portal venezolano comentó que dio gracias a dios cuando no llegó la comida al refugio, pues, a pesar de tener hambre, los alimentos siempre estaban podridos.

“Fue un sistemático maltrato y venganza hacia quienes, por distintas razones, nos vimos obligados a retornar a Venezuela, como si salir del país sea por paseo o huyendo de esta tragedia, fuera un delito”, aseguró la persona al medio venezolano.

En el capítulo dos del trabajo se habla sobre un acoso y estigmatización hacia los venezolanos retornados.

«La estigmatización busca cubrir una realidad no imputable que no es otra cosa que la incapacidad del régimen para manejar la situación. No es casual que el Gobierno culpe a los migrantes en mayo cuando la pandemia se sale de control y optan por buscar un chivo expiatorio», puntualizó Ligia Bolívar en la presentación del “El Espejismo del Retorno”.

Uno de los datos presentados en este capítulo es que 2.1000 personas han sido detenidas solo en Táchira “por cruzar los caminos verdes”. Mientras que 13 permanecen presas en la cárcel de El Dorado, ubicada en el estado Bolívar.

En este capítulo también se muestran varios mensajes de intolerancia hacia los venezolanos retornados presentados por figuras del chavismo.

El tercer y último capítulo del reportaje especial inicia con la narración de una familia que es víctima del acoso de un grupo de vecinos en el estado Monagas. Aunque la familia no ha cometido ningún delito, los vecinos la hostigan debido a que uno de sus integrantes regresó desde Brasil tras caminar 230 kilómetros.

«Se corrió el rumor de que mi hijo había vuelto y nos denunciaron por las redes y por correo. Vino la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y un contingente de Polimonagas. Nos hicieron las pruebas, salimos contagiados asintomáticos y nos pidieron que no saliéramos de la casa. Pero en la zona quieren echarnos como unos perros, como si no tuviéramos derecho», contó una de las personas entrevistadas por Crónica.uno.

El eje de este capítulo es cómo el discurso oficial impuesto por Nicolás Maduro ha calado en las personas que ya normalizan palabras como “trocheros” y “bioterroristas” para referirse a sus compatriotas retornados.

“Este discurso ha calado en varios eslabones de la población, tanto en instituciones públicas y gobernaciones, con campañas en contra de quienes regresan, como también entre los ciudadanos que, con protestas o denuncias, localizan a los migrantes. A esto también se suman las constantes amenazas de las autoridades, como Freddy Bernal, protector del estado Táchira y el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, quien declaró que enviaría a la cárcel de El Dorado, en Bolívar, a quienes regresaran por vías irregulares”, afirma el portal venezolano en el tercer capítulo del reportaje.

Si desea ver la publicación completa haga click aquí