migracion venezolana

A pesar de la pandemia, decenas de venezolanos han decidido volver a caminar hacia Colombia. La agencia Associated Press (AP) y el diario El Universo reportaron a venezolanos caminando por las carreteras colombianas en busca de llegar a ciudades del país, pero también con objetivos un poco más al sur.

Durante la pandemia por la COVID-19, al menos 100.000 venezolanos han retornado a su país y la salida de criollos del territorio había disminuido, sin embargo, en los meses de septiembre y octubre se han visto nuevos movimientos desde la frontera venezolana hacia Colombia.

Venezolanos que buscan mayor calidad de vida

La agencia AP cuenta la historia de Eleazar Herrera, de 23 años de edad. El venezolano busca llegar a la ciudad de Medellín y viaja por la carretera junto a su esposa que tiene siete meses de embarazo. Aunque la pareja no comenzó la ruta a pie, se quedó sin dinero para el transporte una vez llegaron a Pamplona, a varios kilómetros de la frontera colombo venezolana. Eleazar puede caminar, pero su esposa prácticamente no puede hacerlo, entonces la pareja decidió permanecer en Pamplona con la esperanza de conseguir un aventón.

La AP cita que “las autoridades colombianas esperan que 200.000 venezolanos entren en Colombia en los meses siguientes”, especialmente debido a la búsqueda de dinero y así poder ayudar a las personas que quedan en Venezuela. Sin embargo, este nuevo auge de caminantes puede ser más adverso que los anteriores. Muchos refugios cerrados debido a la pandemia y menos personas en las vías dispuestas a ayudar.

“El retorno de los migrantes venezolanos ya está pasando incluso con la frontera cerrada”, dijo a AP Ana Milena Guerrero, oficial del Comité Internacional de Rescate (IRC, por sus siglas en inglés).

Mientras tanto, El Universo de Ecuador cuenta la historia de varios caminantes venezolanos que buscan huir del hambre y de los malos momentos que atravesaron en Venezuela. Uno de los entrevistados es Ronald Vásquez, de 26 años de edad. Estudiante de último año de derecho, Vásquez dejó su empleo y a sus dos hijos en Venezuela “por la cuestión económica” y porque su salario ya no llegaba ni a un dólar.

También se cuenta la historia de Carlos Herrera, policía que tiene ocho días caminando. Salió del estado Yaracuy con el objetivo de llegar a Bogotá. En Venezuela, Carlos era funcionario de la Policía Nacional Bolivariana, pero decidió dejar su trabajo y su país para buscar mejor vida en otras tierras.

“El Gobierno es lo menos que nos apoya (…) yo soy policía nacional, siete años de servicio, y mire cómo ando”, comentó Carlos al diario ecuatoriano.

Puede leer el trabajo de la agencia AP haciendo click en aquí

Pulse aquí para leer la publicación del diario El Universo