Venezolanos sin pasaporte
Foto cortesía del portal Noticias ONU

En psicología existe algo llamado el Síndrome de Ulises, también es conocido como el síndrome de estrés crónico y múltiple. Es un fuerte malestar que afecta la salud mental de las personas que han salido de su país, dejando atrás su vida y se enfrentan a situaciones extremas. 

El síndrome hace referencia al héroe de la mitología romana, Ulises, y que Homero recrea en La Odisea. El semidiós afrontaba múltiples peligros, lejos de los suyos, padeciendo enormemente a pesar de su condición divina.

Para Loredana Hernández, psicóloga y coordinadora del Centro de Apoyo Emocional de la ONG Unión Venezolana en Perú, es un síndrome que ha tomado mayor presencia en la población migrante venezolana que arriba al país andino en busca de una mejor calidad de vida. 

Desde el 2017, los venezolanos, debido a la crisis que atraviesa el país, han salido a otras naciones de Latinoamérica. Colombia y Perú son los dos primeros países donde los migrantes se han asentado. Más de 2 millones 700 mil venezolanos hay entre ambas naciones.

Durante los últimos años, los migrantes han tenido que enfrentar diversos desafíos a su salida del país. Muchos optan por caminar miles y miles de kilómetros. Algunos atraviesan pasos irregulares arriesgando su vida, y en muchas ocasiones han dejado a su familia atrás, esperando poder reunir dinero para volver a estar juntos. Sumado a esto, en el último año han tenido que enfrentar la pandemia por el Covid-19, que ha complicado su proceso migratorio.

“Son personas que están en una situación bastante vulnerable. Muchas veces viven todo esto y además vienen a un país que no conocen y deben atravesar por su proceso de adaptación”, cuenta Hernández.

A través del centro que dirige han establecido un programa para brindar atención de la salud mental de los migrantes que lo soliciten. “Hemos atendido casos principalmente de ansiedad y depresión. Y lo que más hemos visto es este duelo migratorio o síndrome de Ulises”.

Atención psicológica para mujeres migrantes

La premisa de la Asociación Protección para la Población Vulnerable (APPV) en Perú es crear oportunidades de desarrollo con un enfoque de género, disminuir la violencia, la discriminación y la desigualdad.

Dentro de sus objetivos está también brindar acompañamiento con el equipo de psicólogos con los que cuentan, y en algunos casos, derivar a las mujeres a otras instituciones con quienes trabajan, para que reciban atención integral.

Carol Tremont es psicóloga y también es responsable del área de bienestar social de la asociación. “Nosotros acompañamos a las mujeres, y migrantes en general, en el proceso de duelo migratorio. Esto es lo más complicado, porque a veces están en el país pensando que se quieren regresar y eso no les permite adaptarse”.

La asociación trabaja con las mujeres creando redes de amigas o grupos de apoyo para que se sientan más fuertes y acompañadas. Para Tremont, empoderar a la mujer, le permite consolidarse en el país y sentirse mejor con la situación que está viviendo. “Una de las cosas más importante es educarnos. Entender que es un fenómeno ser migrante.  Por eso buscamos el bienestar y que las personas comprendan esta situación de una forma positiva”. 

Iniciativas voluntarias de psicólogos venezolanos

De manera individual y voluntaria, algunos psicólogos en el país han puesto sus conocimientos y experiencia para mejorar la salud mental. Su objetivo es ayudar a la salud mental de los venezolanos en Perú. 

Este es el caso de Isabella Arria Landaeta, quien a través de su consultoria privado y con el grupo Psicología por el Perú, realizan talleres para desarrollar habilidades socioemocionales con niños y familias.

Además, Isabella pudo participar como voluntaria en Psicodiáspora, la red de psicólogos y psiquiatras venezolanos en la diáspora.

“Atendiamos a venezolanos de diferentes países de Latinoamérica. Eran 5 sesiones que teníamos con cada paciente. Esto de forma totalmente gratuita para los migrantes venezolanos”. 

Psicólogos peruanos por la integración

IFASIL es una institución privada que surgió hace 33 años en Lima, y se dedica a trabajar con familias, parejas y a capacitar a profesionales en diversas áreas. Durante la pandemia trasladaron su atención a lo virtual, habilitando a su equipo al trabajo remoto.

El año pasado, un grupo de psicólogos especializados en IFASIL, presentaron las rondas comunitarias para migrantes venezolanos. En este grupo de apoyo, de hora y media o dos, se reunían y hacían una terapia grupal. 

Aunque sólo hicieron dos rondas en las que se registraron más de 70 personas, IFASIL ha continuado este año con las convocatorias para quienes deseen participar. 

Roxana Zeballos, directora académica de la institución, comentó que la actividad la hicieron fue para brindar una ayuda psicológica a los migrantes y promover también la integración; sin embargo, se dio cuenta que la población migrante no fue tan receptiva con la actividad.

“Somos un equipo de psicólogas peruanas. El servicio lo tenemos abierto tanto para las rondas y las terapias familiares, sin restricción o condición por la nacionalidad, y todas son gratuitas. Queremos derribar esas barreras, porque aunque se registró  un número importante, fueron pocos los que asistieron. Quizá por nosotros no ser venezolanos, se ha generado esa barrera”, comentó.

Características del Síndrome de Ulises

  • Demuestra sentimientos de nostalgia, por el hecho de no estar con su familia o amigos.
  • Refleja frustración porque no tiene el mismo estatus social o económico que tenía en Venezuela.
  • Tienen “desesperanza aprendida”, es decir, en Venezuela no tenía esperanzas por mejorar, y en el país a donde se ha ido tampoco, porque hay muchas limitantes y desafíos que hace que la persona se sienta incapaz.
  • Demuestra preocupación, por ejemplo, su preocupación por el estatus migratorio, tener o no trabajo, pagar alquiler, generar este sentimiento en las personas.
  • Tiene barreras culturales con el país de acogida, ya sea por no entender las palabras, las costumbres, lo que contribuye a que el migrante se sienta discriminado.
  • Hay un pensamiento constante de: “Venezuela no era así” o “en Venezuela era diferente”, como la no aceptación de la situación, y por ende afecta el proceso de adaptación.
  • El prejuicio, el racismo y la xenofobia hace que los migrantes retrocedan en el duelo.

Estas características fueron recogidas de la conversación que tuvieron los psicólogos y especialistas con Venezuela Migrante.

Recomendaron que de atravesar una situación que afecte la salud mental, hay que ser consciente del proceso para tener una adaptación al nuevo hogar de una manera más fácil.

¿Dónde encontrar atención para la salud mental en Perú?

  • Centro de Apoyo Emocional de la ONG Unión Venezolana en Perú
  • Psicología por el Perú
    • Instagram: @psicologíaporelperu
  • Psicóloga Isabela Arria
    • Instagram: @psic.isabelaarria
  • Psicodiáspora
    • www.psicodiaspora.com – Hay una base de datos de psicólogos venezolanos ubicados en países de toda la región
  • Asociación Protección para la Población Vulnerable (APPV)
    • Instagram y Facebook: @appv_asoc
  •  Instituto Familiar Sistémico de Lima (IFASIL)