Ingredientes eran ofrecidos en fruterías, charcuterías y carnicerías.

Los comerciantes peruanos, conocidos popularmente como «caseritos» o «caseritas», ya saben lo importante que son las Navidades para los venezolanos y que hacen lo posible para pagar lo que corresponda para que todo quede bien, es por eso que durante diciembre exhiben en sus vitrinas gran variedad de ingredientes para la preparación hallacas. “Hay de todo, todo se puede conseguir”, dice la señora Scarly Rivas, residente venezolana en el distrito de San Juan de Lurigancho

Tienen ofertas y excelente trato. “Este año he notado que sí tienen más variedad; de hecho, ya todos los caseros conocen nuestros productos y ya todo el mundo en estas fechas vende productos para preparar las hallacas”, comenta Rivas, quien las prepara por encargos.

Los precios y volumen de ventas

Venezuela Migrante realizó el 21 de diciembre un recorrido por dos mercados pequeños y uno mediano: Señor de los Milagros y Los Nísperos así como Los Chasquis de Puente Camote, todos ubicados en el distrito limeño de San Martín de Porres y solo en el último encontró un local que ofrecía hojas para las hallacas, valoradas en 15 soles el kilo ($4.16). El día anterior tenía un precio de 8 soles ($2.22).

Al respecto, Esperancita, la única casera que tenía ese infaltable ingrediente para la preparación de las hallacas, manifestó que el aumento obedece: primero a la gran demanda y poca cantidad de producto, y está llegando un solo camión a Lima. A ello se suma que uno de los caminos está bloqueado por la nieve.

Por ello, pidió a los clientes que no desaprovechen y se lleven las hojas que ofrecía porque podían ser las últimas del mercado.

Al igual que en Venezuela, en los días cercanos a las celebraciones, aumentaron los precios. “Los caseros quieren hacer su agosto en diciembre”, dijo José en voz baja, él es un joven vendedor venezolano en uno de los locales de Los Chasquis, en el que solo quedaban pasitas a 12 soles ($3.33) los 100 gramos y aceitunas, 1.20 soles ($ 0.33) sin pepa los 100 gramos ya que el resto se le había agotado. Advirtió que el kilo de hoja de plátano vendrá en 20 soles ($5.54) para los próximos días.

En tanto, Rivas, que compró en el mercado Vencedores, ubicado en su distrito, encontró el kilo de carne entre 20 y 25 soles el kilo el chancho o cochino en 13 soles ($ 3.60). La diferencia era mínima en los mercados visitantes por Venezuela Migrante. El kilo de pollo entero en kilo estaba a 7.50 soles ($ 2.08), pero ese varía semanalmente por variables propias del país. A veces baja y, a veces sube.

Las tradiciones cuestan

Para un total de 160 hallacas, Rivas gastó 380 soles ($105.57) en San Juan de Lurigancho, ella se adelantó a las compras porque quería aprovechar antes que los precios subieran.

La pieza central del plato navideño de Scarly Rivas. Foto Scarly Rivas

Ramón González, residente en San Martín de Porres e invirtió en todos los ingredientes 200 soles, al final de la jornada hizo tantas hallacas. Compró en el mercado Productores y Los Chasquis de Puente Camote. «No habían productos frescos y tocó caminar. El secreto de una buena hallaca está en cuidar los detalles», manifestó. Le salieron 30 hallacas y 20 bollos.

Las hallacas llaneras de Ramón González antes de estar listas. Foto Ramón González

Andreina Saavedra compró una parte de los ingredientes y, su hermano la otra. Entre ambos, el gasto fue aproximadamente de 220 soles ($60.96) y el resultado fueron 60 hallacas al estilo trujillano. También compró antes de que aumentara la demanda y para no tener que pagar precios tan altos.

Las hallacas de la familia Saavedra. Foto Andreina Camacho.

Yskra Parma buscó sus ingredientes después de la quincena de diciembre. Dijo que el aumento más excesivo lo había visto en el precio de las hojas para envolver, pues regularmente se ofrecen para la preparación de tamales a 3 soles ($0.83) por kilo y ella le tocó pagar a 10 soles ($2.77) , aunque no estaban en el mejor estado.

La carne la consiguió en 30 soles ($8.31) y el chancho o cochino en 26 soles ($7.20). Ella compró en el mercado Los Productores de San Martín de Porres, al norte de Lima. “Están haciendo los aguinaldos a costilla nuestra”, expresó.

Para poner en contexto, el sueldo mínimo en Perú es 930 soles ($257.69), sin tomar en cuenta las deducciones de ley que el país tiene, como es el caso del fondo de pensiones. En total, el dinero que percibe el trabajador puede ser 800 soles. Al momento de la elaboración de esta nota el precio del dólar era 3.61 por sol. Lo que significa que salario en Perú llevado a dólares es 220.

Si ponemos como ejemplo lo que gastó la señora Rivas, estamos hablando de que solo invirtió 60 dólares aproximadamente, menos de la mitad del salario mínimo y si sumamos casos como el de Andreina, que compartió gastos con su hermano, podríamos hablar en un venezolano en Perú invierte menos de 20% de su sueldo en la elaboración de sus hallacas.

Esto sin contar que queda pendiente la ensalada de gallina, el pernil, el pan de jamón y las otras particularidades de cada hogar venezolano.