migracion venezolana con plastilina

En Venezuela, la expresión “te lo explico con plastilina (o con dibujitos)” está asociada a enseñar de la manera más ilustrativa o sencilla posible. Esto es, justamente, lo que hace Édgar Álvarez, un artista colombiano que decidió contar hechos importantes de su país a través del uso de la plastilina.

Hoy, Álvarez, de 45 años de edad, recuerda que comenzó a usar la plastilina como casi todos: de niño. Pero con el avance del tiempo descubrió que podía contar historias con este material, y así se convirtió en un oficio.

La migración venezolana no escapó de ser moldeada por Álvarez, quien decidió contar algunos relatos que, según aseguró en una entrevista a El Nacional el 5 de septiembre, se enfocan en el drama vivido por la diáspora: “Aquí hay muchos desplazados, pero nosotros no los veíamos jamás. Esto fue algo nuevo y nos impresionó a los colombianos”.

Se convirtió en un experto en conversar con migrantes, conociendo esta realidad de una perspectiva diferente que fusiona arte y trabajo de campo.

Una forma de mostrar la migración venezolana

Hay varias creaciones del artista referente a la migración venezolana, pero una de las más populares es su primera figura de plastilina sobre los caminantes. Álvarez comenta que gracias a esa imagen, de un padre y su hijo caminando al borde de la carretera, la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) lo contactó para emprender un proyecto sobre la migración centroamericana.

View this post on Instagram

Llegando a la ciudad.

A post shared by Edgar Humberto Alvarez (@seloexplicoconplastilina) on

Gracias a esa obra, Álvarez también ha trabajado con Naciones Unidas y Amnistía Internacional. “Algo que me parece clave, y que aprendí con el tema de las migraciones, es la importancia de la solidaridad sin pensar en si la gente es de un partido político o si es rojo, azul, de izquierda o derecha. Es curioso, porque tuve la oportunidad de trabajar en campañas políticas, y prometí solemnemente no volver a hacerlo, y vi muchos problemas tanto de izquierdas como de derechas, por los que muchas veces la gente salía de sus países, y me parecía muy triste”, agregó a El Nacional.

Puede ver el trabajo completo haciendo click aquí