tertulia sobre periodismo y migracion

Eileen Truax, Lucila Rodríguez-Alarcón y José Bautista se unieron en una conversación sobre las coberturas relacionadas con migración y cómo contar historias desde el paradigma de las nuevas narrativas.

La segunda tertulia del curso virtual de cobertura periodística enfocada en las migraciones desde Venezuela hacia cinco países de la región, se llevó a cabo la noche del viernes 24 de julio. La conversación fue moderada por Truax, destacada periodista especializada en temas migratorios y en política.

Durante la tertulia también se explicaron las experiencias de los tres periodistas sobre coberturas migratorias. También se dieron consejos y ejemplos sobre cómo evitar victimizar o romantizar las historias de personas que, por su condición, se encuentran en una posición vulnerable.

Las nuevas narrativas y romper el molde

Lucila Rodríguez-Alarcón, periodista y Directora General de Fundación porCausa, inició su participación explicando la importancia de cambiar la narrativa impuesta sobre las historias relacionadas con migración. Sin embargo, la experimentada periodista también resaltó que “no existe una única vía para cambiar la narrativa”. Lucila Rodríguez-Alarcón explicó que el nacimiento del paradigma de las nuevas narrativas llega para responder a un discurso de odio “que domina el espacio público” y que se ha impuesto en medios tradicionales.

La Directora General de Fundación porCausa recordó que desde 2001 se buscó imponer un discurso sobre seguridad global afianzado en el miedo. Todo esto debido al ataque a las Torres Gemelas el 11 de septiembre en Nueva York.

Lucila explicó que el tipo de trabajo que hace se enmarca en el “periodismo social”. Este busca de informar en los espacios donde hay vulnerabilidad y que por ello es importante cuidar a las personas que protagonizan las historias.

Mientras tanto, José Bautista, periodista especializado en migración y economía sugirió buscar en otros espacios para poder contar más y mejores historias relacionadas con la migración. Bautista explicó la importancia de contar desde otros puntos de vista y sugirió que la cultura puede ser una buena forma de relatar una historia.

El también encargado de la investigación de redes de corrupción en torno a las fronteras de fundación porCausa, agregó que “hay que ser muy creativos”. Además invitó a las personas a indagar para poder contar más y mejores historias.

Retos a la hora de contar la migración

José Bautista llamó la atención sobre el cuidado que hay que tener al contar historias de personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad. “Cuando una persona te abre su corazón y te narra un momento traumático hay que tratarla casi como si fuera un recién nacido”, reflexionó Bautista. También resaltó la importancia de la empatía al momento de hablar con los protagonistas.

“Si yo escribo algo también puedo poner en riesgo a la persona que estamos entrevistando”, enfatizó el periodista.
Por su parte, Lucila Rodríguez-Alarcón explicó algunos hallazgos que ha hecho durante su carrera. La Directora General de porCausa contó que se dio cuenta de la existencia de “mucho espacio entre las audiencias” y las historias que estaba contando. “Ese espacio es lo que hace que no se consuma lo que queremos contar”, afirmó Rodríguez-Alarcón.

La periodista ofreció un ejemplo de cómo intentaron llegar a esas audiencias. “En España hablamos tanto de las fronteras y especialmente de la frontera sur”, explicó Lucila, quien habló sobre la realización de un perfil de población migrante en condiciones irregulares en España. El trabajó arrojó que la mayoría de esta población es latinoamericana y no subsahariana, como podría creer la audiencia en el país ibérico.

Lucila también recordó que contar historias sobre migración y situaciones vulnerables genera un impacto en el periodista. Por ello es importante apoyarse en organizaciones y redes de apoyo.

Eileen Truax estuvo de acuerdo con esta afirmación y recordó que en los tiempos en los que existían las grandes salas de redacción, los periodistas podían hacer una especie de “terapia de grupo” al contar lo reporteado a sus colegas y así procesar de mejor manera la experiencia vivida. Truax manifestó que “hay que confiar en otros” y confesó ser partidaria de las asociaciones de periodistas. “El periodismo se tiene que hacer a muchas voces”, resaltó Truax.

Recomendaciones para contar historias

Tanto Rodríguez-Alarcón, como Bautista y Truax estuvieron de acuerdo que la descripción es una herramienta fundamental para contar adecuadamente una historia. Especialmente cuando se hable de temas vulnerables y no se quiera victimizar a los protagonistas ni romantizar sus penurias.

Eileen Truax recordó la importancia de no usar adjetivos ni juicios de valor al contar estas historias. Truax invitó a confiar en una descripción fiel a la realidad para que, a posteriori, el lector juzgue los hechos.
Bautista y Rodriguez-Alarcón también manifestaron que el dato es importante, pero no es completamente fiable y, en ocasiones, puede aburrir al lector.

“Los datos generan conocimiento y son importantísimos, pero son referenciales”, resaltó Lucila Rodríguez-Alarcón. La periodista aseguró que lo que buscan con las nuevas narrativas es “emocionar al lector”. Además, alertó sobre la fiabilidad del dato. “El dato no es sinónimo de fiabilidad (…) el conocimiento del origen del dato es sinónimo de calidad periodística”, explicó.

Tanto Bautista como Rodríguez-Alarcón se manifestaron a favor de introducir las ilustraciones como recurso visual en las historias. “La ilustración hace que un trabajo periodístico destaque mucho. Es como meter a una persona vestida de rojo en un mar de personas vestidas de negro”, contó José Bautista.

Eileen Truax finalizó la tertulia con una invitación al Congreso Internacional de Periodismo de Migraciones. El congreso se celebrará del 19 al 22 de octubre de este año.

Esta tertulia es parte del curso virtual de cobertura periodística enfocada en las migraciones desde Venezuela hacia cinco países de la región, una iniciativa del proyecto Puentes de Comunicación, alianza entre la DW Akademie y Efecto Cocuyo.