“La paradoja de financiar una crisis de refugiados… sin refugiados” es el artículo publicado por Javier Ochoa, maestro en Estudios Latinoamericanos por la Georgetown University de Washington, quien ofreció su apreciación sobre el movimiento migratorio venezolano de los últimos años y sobre cómo solo 2% de los venezolanos en el exterior tienen la categoría de refugiados.

Ochoa, quien está enfocado en el estudio de los temas relacionados con migrantes y refugiados, publicó el artículo en la revista Foreing Affairs Latinoamérica este lunes 13 de julio. En el artículo, Javier Ochoa determina que «a la hora de solicitar apoyo financiero, los países latinoamericanos entienden al éxodo venezolano como una crisis de refugiados. Sin embargo, solo 2% de los 5 millones de desplazados gozan de dicha condición.»

Cinco claves sobre la respuesta a la crisis migratoria de venezolanos en Latinoamérica:

1- En el artículo, Javier Ochoa explica que «dada la falta de recursos financieros para responder a las necesidades de millones de venezolanos, los países latinoamericanos han apelado en diversas ocasiones a la ayuda de la comunidad internacional, pero reunir la cantidad de fondos suficientes ha demostrado ser un verdadero desafío». De acuerdo al Plan Regional de Respuesta para Refugiados y Migrantes 2020 (RMRP) y ACNUR, Latinoamérica necesita de 1.400 millones de dólares para responder la crisis migratoria. Sin embargo, tan solo se han alcanzado 595 millones de dólares, es decir, menos de la mitad de lo necesario.

2- Ochoa señala que, «de manera casi irónica, 2% es también el número de los pocos venezolanos que han sido reconocidos oficialmente como refugiados en la región, cuestión que suele pasarse por alto al momento de reclamarle fondos a la comunidad internacional». Esto, en referencia a que los países latinoamericanos suelen comparar la crisis migratoria de los venezolanos con el caso de los refugiados sirios, causa por la que se han reunido hasta 21.000 millones de dólares.

3- El artículo también aborda la «falta de coherencia y compromiso» por parte de los países de la región. Ochoa explica que, en el caso sirio más 5.5 millones de desplazados han sido registrados como refugiados, mientras que «solo 93 291 venezolanos gozan de dicha condición». Esto, en palabras de Ochoa, representa «un mensaje contradictorio a la comunidad internacional». Pues, «si el 98% de los desplazados venezolanos no son refugiados, la crisis, tal vez, no sea tan grave como parece».

4- Javier Ochoa determina que «el éxodo venezolano recae perfectamente dentro del marco legal de asilo en Latinoamérica y es el camino a seguir si se desea transmitir un mensaje más coherente a la comunidad internacional».

5- En el texto, el autor concluye que, «si bien los países latinoamericanos no están en condiciones de hacerle frente por sí solos a un desplazamiento de tal magnitud, solicitar apoyo financiero para una crisis de refugiados sin refugiados es contraintuitivo». Además, asegura que cumplir con la recolección de fondos necesarios para afrontar la crisis, dependerá, en cierta medida, «de la capacidad de los Estados para implementar un marco de protección en consonancia con sus pedidos de ayuda».

Puede leer el artículo completo en el siguiente enlace: http://revistafal.com/la-paradoja-de-financiar-una-crisis-de-refugiados-sin-refugiados/