migrantes vuelo humanitario estafa

Venezolanos que retornaban desde Chile y Perú se encuentran varados en Cali, Colombia. Esto ocurrió luego de que, según denunciaran, la empresa Expresos Bolivariano, los estafara al venderles boletos valorados en más de 200 mil pesos, asegurándoles que se trataba de un traslado humanitario.

Jhony Pinto, que venía caminando desde Lima, relató que se trataba de un grupo de personas que utilizó sus últimos recursos para llegar sanos a Cúcuta. “La empresa Expresos Bolivariano nos vendió los boletos a 15 venezolanos y nos dijo que era parte de una ayuda humanitaria. Nosotros, creyendo en la buena fe de esa compañía, pagamos con lo último que nos quedaba; pero después nos dijeron que Migración Colombia había cancelado el viaje”, detalló el migrante desde el terminal privado de Expresos Bolivarianos, en Cali.

Agregó que el viaje estaba programado para el sábado 11 de julio y ante la negativa de abordarlos en la unidad, ellos mismos contactaron a Migración Colombia y ellos negaron la versión de la empresa. Venezuela Migrante se comunicó con la compañía y al ser consultados por la denuncia, sólo cortaban la llamada.

En tanto, los afectados exigen la devolución de su dinero y que la noticia se difunda para que otros connacionales no se vean afectados como ellos.

 “No estafaron no nos quieren devolver la plata, no tenemos para comer, tenemos niños, no tenemos recursos para seguir, somos humanos. Ellos nos dicen que se no se hacen responsable de nuestro dinero”, añadió Rosa Méndez, madre de un niño de 3 años.

Desalojados del terminal

Ante lo ocurrido, seis de los migrantes decidieron seguir el viaje caminando. El resto siguió pernoctando dentro de las instalaciones del terminal privado hasta que llegó la policía y los desalojó, según relataron, en medio de insultos. Pinto explica que trataron de mediar con los oficiales, estos se negaron y por esa razón pasaron la noche en una plaza cercana.

En el grupo quedan cuatro personas que salieron de Chile y seis de Lima que se conocieron en el camino y se unieron para ejercer presión y conseguir que la empresa les devuelva el dinero.