Brasil tiene planes que permiten la rápida regularización de los migrantes venezolanos
Brasil tiene planes que permiten la rápida regularización de los migrantes venezolanos

Migrantes venezolanos retornados por la frontera con Brasil dicen no ser atendidos de forma positiva por las autoridades venezolanas. La información fue reseñada por el Correo del Caroní el lunes 10 de mayo. En el artículo, los venezolanos retornados explican que han tenido que esperar hasta seis días, para ser trasladados desde la frontera hacia Puerto Ordaz. Además, denunciaron que hay militares que cobran US$30 por un traslado que es gratuito. Puerto Ordaz está a casi 600 kilómetros de distancia de la frontera con Brasil.

Las denuncias también abarcan sobre los protocolos de bioseguridad en la zona, siendo necesarios para evitar la propagación del COVID-19. El pasado fin de semana, algunos protestaron en la ciudad fronteriza de Santa Elena, para exigir a militares un autobús para el traslado a Puerto Ordaz, ciudad donde deben pasar varios días en un albergue.

La denuncia: el maltrato por las autoridades

Dentro de las denuncias registradas por el Correo del Caroní, resalta que los venezolanos retornados deben esperar seis días como mínimo en lugares “sin contar con protocolos de limpieza o alimentación digna”. Las personas afirman que les practican la prueba PCR. Sin embargo, luego de eso no hay mayor información sobre cuánto tiempo deben esperar en la zona fronteriza.

Los retornados deben esperar que las autoridades militares habiliten el transporte para ser movilizados al albergue en Puerto Ordaz.

“Hay mucha gente que se viene sin recursos, se vienen porque les fue mal en otros países. Aparte de que muchos teníamos hasta nueve días de viaje y cuando llegas tienes que pagar 30 dólares el traslado, hay muchos que no tienen ese dinero”, comentó al diario venezolano una de las personas afectadas.

En el texto también se muestra que, de 47 personas que estaban esperando traslado, apenas 21 tenían para pagar el pasaje hacia Puerto Ordaz. Mientras más tiempo pasan en la zona fronteriza, más riesgo corren de contagiarse por el nuevo coronavirus. “Cuando llegamos nadie nos recibe, nosotros mismos nos organizamos para asegurarnos de que quienes vayan llegando estén separados de quienes ya tienen la prueba PCR negativa”, dijo una de los retornados.

Si desea leer la nota completa haga click aquí