Un grupo de más de 30 ciudadanos venezolanos que salieron de Perú caminando, y llegaron con los pocos recursos que tenían hasta el Ecuador, se encuentran en la embajada venezolana solicitando un vuelo humanitario. Aseguran que viajan con 11 niños que ya no pueden continuar con el difícil recorrido.

Danny Avelino Briceño, en representación de los caminantes, explicó que se trata de 7 grupos distintos que se unieron durante el camino. Salieron desde diferentes puntos de Lima, como Plaza Norte, Puente Piedra, Ancón y Huacho, entre el 13 y 27 de abril.

Relató que pasaron la frontera “por el monte”. Esto debido a que los militares de Perú no los dejaban salir y los de Ecuador no les permitían la entrada. Declaró que se expusieron al riesgo aun cuando llevaban niños pequeños: “Algunos perdieron hasta maletas, pero lo lograron”.

Desde las afueras de la embajada de Venezuela en Ecuador manifestó que todos están pasando necesidad por igual: “No tenemos cómo llegar a Rumichaca (frontera de Ecuador con Colombia). Estamos pasando frío, no tenemos alimentos para darle a los niños”.

Señaló que todos los miembros del grupo fueron desalojados arbitrariamente de sus cuartos o viviendas. Fueron despedidos de sus trabajos de albañilería, mecánica, enfermería, choferes por la suspensión de actividades. El estado de emergencia en Perú suma más de 50 días y comenzó su quinta etapa.

Tras su llegada a Ecuador hacen un llamado al Estado venezolano

Ya fuera de Perú, donde residieron en promedio de uno a dos años, se congregaron frente a la sede diplomática en la avenida Amazona, en Quito, para solicitarle al Estado venezolano que atienda sus necesidades. Perú ya lleva 59 días en cuarentena. El 11 de mayo comenzó la quinta etapa del aislamiento que durará hasta el día 24 de este mes. El país se ubica en la posición número 14 con el mayor número de contagios,  según el balance que lleva la Universidad de Hopkins en EEUU. En el último reporte del Ministerio de Salud, la cifra de detectados se elevo a 76.306 en todo el país y el presidente Martín Vizcarra dijo que están llegando al tope de la curva y que las cifras deben descender.

Sin posibilidades de guardar distancia o proteger a los menores, enviaban mensajes a los funcionarios para que estos salieran. “Queremos volver a nuestra patria, Venezuela. Estamos pasando trabajo y necesidad. ¿Cómo es posible que un niño de 5 o 10 años duerma en la calle? Somos seres humanos, no merecemos esto”, reclamaba un padre de familia con su hijo a las puertas de la embajada.

“Tenemos 15 días caminando, pasando hambre, sed y durmiendo mal, soportando desprecios y xenofobia. Exigimos, rogamos pedimos ayuda, que nos saquen de aquí. Queremos llegar a nuestros hogares. No estamos a favor de ningún político, queremos ayuda de nuestro gobierno. Estamos en el derecho de exigir. Agradecemos que la ayuda llegue lo más pronto posible”, manifestaba otra caminante.

Repuesta oficial

Una funcionaria del gobierno de Nicolás Maduro confirmó que existe un puente aéreo habilitado y que la semana pasada salieron dos vuelos: uno con destino a Barquisimeto y otro a Caracas.

Con hojas en la mano, dijo que deben llenar los formularios, los cuales serán digitalizados y procesados, pero aclaró que el proceso no es inmediato.

“Esto no es solamente la sede de la embajada, es un edificio comercial y no pueden pernoctar aquí. Necesito que tengan paciencia y les voy a pedir que, por favor, se retiren los que aún tienen donde quedarse. Les vamos a entregar una planilla y habilitaremos una página para que llenen sus datos. No tenemos una fecha todavía de salida”, explicó la funcionaria.

Añadió que en Venezuela se está cumpliendo un proceso de cuarentena para evitar la propagación de coronavirus y una vez que esto ocurra, se priorizarán a las próximas personas para que puedan regresar.

Explicó que claro tras completar los formularios con los datos, los casos serán evaluados para decidir quiénes podrán tomar el vuelo humanitario.

Hasta el mediodía del 11 de mayo, según las declaraciones de Briceño, el número de personas a las afueras de la embajada era aproximadamente 100 ciudadanos.

Los caminantes que aún pernoctan frente a la sede, no han recibido nueva información de parte del representante del gobierno de Maduro. Afirmaron que permanecerán allí hasta ser repatriados.