La migración venezolana continúa a pesar de la pandemia. El Informe de situación noviembre 2020, emitido por la Organización de Estados Americanos (OEA), estima que 5.4 de venezolanos han abandonado su país. El informe también muestra que al menos 130.000 venezolanos han retornado a su territorio, una decisión que el documento atribuye a “las dificultades impuestas por la pandemia”.

Otro de los datos presentados en el informe es que alrededor de 500 venezolanos ingresan a Colombia diariamente a través de vías ilegales debido al cierre de frontera que sostienen ambos países. Este dato demuestra que, a pesar de la pandemia por la COVID-19, el movimiento migratorio venezolano no se ha detenido.

La OEA también llamó la atención sobre los pasos fronterizos y detalló que su cierre aumenta “la condición de vulnerabilidad de los migrantes venezolanos”.

La migración venezolana asciende a 5.4 millones de personas

El documento publicado el pasado martes 1 de diciembre detalla que Colombia, Ecuador y Perú han visto aumentar el flujo de migración venezolana en los últimos meses. Si bien las fronteras de estos países estuvieron cerradas la mayoría del 2020, miles de venezolanos decidieron o bien entrar a los países de acogida, o volver a Venezuela debido a las condiciones derivadas por la COVID-19.

En el informe también se menciona que cada migrante venezolano suele estar acompañado por uno a tres familiares, lo cual incrementa las posibilidades de vulnerabilidad de estas personas durante el proceso migratorio.

La OEA también alertó sobre el caso ocurrido con la migración venezolana en Trinidad y Tobago en los días recientes. El pasado 22 de noviembre, 29 venezolanos fueron deportados del país caribeño en condiciones deplorables. De esos 29 criollos, 16 eran menores de edad y fueron expuestos a malos tratos por parte de las autoridades trinitenses.

“Este grupo de personas pudo regresar a la isla después de una sentencia de la Corte Suprema de este país, así como pronunciamientos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Oficina de la Alta Comisionada de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos”, resaltó el informe.

El ente regional advierte en su documento que “con el cierre de las fronteras y la profundización de la crisis en Venezuela, se hace cada vez más frecuente que los venezolanos arriesguen su vida huyendo desesperados por el mar en una embarcación menos que los traslade a alguna isla del Caribe”. De los 5.4 millones de personas que conformar la migración venezolana, la OEA informa que hay 224.000 migrantes y refugiados criollos en el Caribe, mientras que 46.000 han sido reconocidos como refugiados en Brasil.