El pasado sábado 26 de junio ocurrió un evento novedoso en la forma de contar la migración venezolana: “Sabor Migrante», una iniciativa de Efecto Cocuyo. El foro que contó con la presencia de Ocarina Castillo, José Baig, Gilberto Garcés y Luz Mely Reyes, se habló sobre cómo la migración venezolana también ha transformado los sabores de los países de acogida y de cómo la cocina venezolana se ha mezclado con la de otros territorios.

El foro se transmitió en vivo a través de YouTube.

Un espacio para conocer el sabor que ofrece de la migración venezolana

En el foro, moderado por Luz Mely Reyes, directora de Efecto Cocuyo, se muestran historias de los venezolanos desde Argentina, Colombia y Ecuador, entre otros países de acogida.

Para la profesora Ocarina Castillo el migrante no solamente viaja con un equipaje de ropa y objetos, sino que también existe un equipaje en la memoria de cada persona y que esto tiene que ver con la historia del venezolano, su ubicación geográfica y hasta con la forma de hacer la cotidianidad. Castillo, creadora de la cátedra de Antropología de los sabores en la Universidad Central de Venezuela (UCV), recordó la riqueza y diversidad que hay en la cocina venezolana y cómo esta se ha mezclado en las zonas fronterizas del país, especialmente con Colombia, pero también con Brasil y con el Caribe.

“Me parece muy interesante que nosotros visibilicemos más nuestras cocinas de frontera y que descubramos cómo nuestra otredad y cómo la alteridad la podemos descubrir a través de esos sabores distintos o parecidos que compartimos. De esos repertorios de platos, de ingredientes y de fusiones” expresó Castillo en el foro.

En el conversatorio también participó José Baig, periodista, productor general y director de La Cocinita de Papá. Baig destacó la fusión de sabores en el video de Ronald Iriarte, quien vive en Ushuaia, al sur de Argentina. “Un patacón en Ushuaia con una pechuga de pollo condimentada con chimichurri eso es comida fusión”, dijo entre risas José Baig en el foro.

Mientras tanto, Gilberto Garcés, ingeniero químico venezolano que vive en Perú, afirma que “parte de la cocina venezolana nace en el ají dulce”. Garcés explica que en Perú es más difícil conseguir este ingrediente y que hay que buscar otros recursos, pero que esto genera una fusión interesante de sabores.

“Nos comenzamos a fusionar con italianos, españoles, portugueses y ahora peruanos. Entonces termina siendo una cocina no solamente pluricultural, sino además riquísima en sabores y en texturas que va llegando a nuestras cocinas en las fronteras”, resaltó Garcés quien agregó que los venezolanos se han llevado el sabor criollo a los países de acogida.

Para ver el conversatorio completo haga click aquí