Ingreso Familiar de Emergencia en Chile

El 25 de junio a las tres de la tarde, Wendy Zambrano estaba ansiosa porque no había podido revisar su celular. Ese día harían el pago correspondiente de uno de los beneficios sociales implementados por el gobierno de Chile para atender la situación de las familias más vulnerables durante la pandemia. Se trata de una versión “2.0” de un bono que fue pagado por primera vez en el mes de mayo, pero que luego de un acuerdo entre el Ejecutivo y la oposición amplió el monto entregado y la cantidad de población beneficiada. A la ayuda se le conoce como Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Ese primer aporte que recibió Zambrano en mayo fue de 97.000 pesos chilenos (alrededor de 118 dólares); y aunque las condiciones de la ayuda hayan cambiado, haberlo recibido esa primera vez le garantiza que le pagarán los aportes correspondientes a los meses de junio, julio y agosto. 

El Ingreso Familiar de Emergencia es una ayuda económica para los hogares que vieron disminuidos sus ingresos, formales o informales, debido a que no pueden realizar sus actividades con normalidad; y cubre al 80% de la población más vulnerable.

Requisitos para obtener la ayuda

El principal requisito para recibirlo es estar inscrito en el Registro Social de Hogares, una base de datos del Estado que refleja la realidad socioeconómica de cada familia. Zambrano está inscrita desde finales del año pasado. Aterrizó en Chile tres días antes de que comenzara el llamado “estallido social” del 18 de octubre. Los disturbios, saqueos y constantes enfrentamientos entre manifestantes y policías que hubo en los meses siguientes le dificultaron conseguir un empleo, terminó en un refugio en el centro de Santiago junto con su hijo de 17 años que padece de uno de los subtipos de la enfermedad metabólica mucopolisacaridosis (MPS). La experiencia le sirvió para investigar a cuáles programas sociales podía postular, y también la entrenaron para conseguir trabajos temporales a través de una aplicación.

La inscripción en el Registro Social de Hogares la hizo con la ayuda de una trabajadora social que la visitó, sin embargo cualquier persona puede inscribirse a través de la web http://www.registrosocial.gob.cl/inicio. Se puede entrar a través de la Clave Única –una contraseña para acceder a todos los servicios del Estado–, o con el número de cédula (RUT), fecha de nacimiento y número de documento o número de serie que aparece en la identificación chilena.

Una vez en el sistema se debe entregar información de contacto, características de la vivienda, los datos personales y de las personas que integran el hogar, se debe seleccionar quien ejerce la jefatura del hogar, adjuntar los documentos requeridos (entre los que se incluyen un recibo de servicios básicos, el contrato de arriendo, certificado de residencia, estado de cuenta, información sobre la Administradora de Fondos de Pensión o Administradoras de Fondos de Cesantía, entre otros) y, por último, se confirma la información.

Toma entre 30 y 40 días para que el trámite concluya, sin embargo desde el momento de la inscripción las personas ya pueden postular al IFE; y en caso de que este beneficio se apruebe, tiene retroactividad desde el momento en que se hizo la solicitud. 

Otra variable que se considera es el Indicador Socioeconómico de Emergencia, elaborado por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia, que busca identificar los hogares más afectados socioeconómicamente por la pandemia, y funciona de manera automática. 

Quienes ya están inscritos en el Registro Social de Hogares, deben postular al beneficio a través de la página https://www.ingresodeemergencia.cl/, y llenar un formulario en el que se les solicita el número de identificación, nombre, correo electrónico, teléfono y los datos bancarios para recibir el pago. En caso de que la solicitud resulte negativa, se puede apelar en la misma página web.

Una ayuda necesaria

Si la familia cuenta únicamente con ingresos informales, el monto del beneficio dependerá del número de sus integrantes, siendo 100.000 pesos (alrededor de 122 dólares) por persona hasta un total de 4 integrantes. A partir del quinto el monto por persona disminuirá de forma gradual. En caso de que aún se tengan ingresos (puede ser por una pensión o el seguro de cesantía) el monto recibido será un complemento hasta completar los 100.000 pesos por persona.

Según esa lógica, a la familia de Trina Pariata le corresponderían 400.000 pesos. Ella es ama de casa, tiene dos niños de 11 y 7 años de edad, y su esposo, que era el sostén del hogar, quedó desempleado debido a la pandemia. 

Llegaron a Chile en abril de 2019 y están inscritos en el Registro Social de Hogares desde que sus niños van al colegio porque era un requisito para que les dieran alimentación en la institución. Pariata explica que ellos forman parte del 40% de los hogares más vulnerables porque el único que trabaja es su esposo. El 10 de junio recibieron el primer pago del IFE –en su versión sin ajustar– por 130.000 pesos, lo que implicaba que el sistema no estaba considerando a los dos niños, hizo el reclamo a través de la página web, por lo que espera el 10 de julio recibir la totalidad de la ayuda.

“El trámite es igual para todos, la única diferencia que podría haber al ser extranjeros es que no estamos familiarizados con el sistema o nos cuesta identificar algunas palabras”, dice. Para la familia los meses de pandemia y cuarentena han sido difíciles, pues aún deben pagar los servicios y el arriendo. “Recibí el Bono Covid que entregaron en abril, que era de 50.000 pesos y con eso me compré un horno eléctrico para hacer tortas y vender. Gracias a Dios con eso me ha ido bien. Creo que los montos que entregan son insuficientes, considerando el costo de la vida en Santiago. El gobierno podría tomar otras medidas con respecto al costo de los servicios”, opina. 

Zambrano también considera que los aportes económicos podrían ser un poco mayores. “Yo he tenido ayuda y siempre me han tendido la mano, pero a quien no haya tenido ayuda no le alcanza. Lo que sí creo es que esto debe ser solamente mientras estemos en esta crisis, no debemos acostumbrarnos al facilismo, ni al papá gobierno”, afirma. 

Basta con que se solicite una vez para acceder a los aportes si se cumplen los requisitos. Los nuevos beneficiarios recibirán el pago el 10 de julio. Sin embargo, el proceso para solicitar el segundo pago se cierra el 9 de julio, el plazo máximo para recibirlo es el 23 de julio. Si se va a aplicar al tercer aporte el plazo es hasta el 8 de agosto –esto para quienes no hayan recibido el primero, ni el segundo pago–; y hay posibilidades de postularse para el último bono hasta el 7 de septiembre.     

Juan Manuel Hernández se postulará ahora. Reside en Antofagasta –al norte de Chile-– y es padre soltero de una niña de 5 años y un niño de 3 años de edad con autismo. Llegó a Chile en 2014 y se mudó a esa región en 2016. Debido a la pandemia comenzó a hacer teletrabajo, pero le bajaron el sueldo. 

Explica que está inscrito en el Registro Social de Hogares desde hace tiempo, y que sus hijos son chilenos. Se ha estado orientando con organizaciones de venezolanos en la región para postular. “Nosotros somos tres, así me lleguen 50.000 pesos para mí sería una alegría, porque los podría usar en comprar pañales, en un mercado o para pagar a la niñera. Aunque me llegue solo una parte, porque yo sí tengo ingresos formales, igual estaría agradecido”.   

Pasos para postular al IFE 2.0

El proceso consta de dos fases, acá la descripción.

1.- Estar inscrito en el Registro Social de Hogares

1.1.- Ingresar a http://www.registrosocial.gob.cl/

1.2.- Haz click en la sección “Mi Registro” y selecciona “Clave Única” o ingresa con tu RUN, fecha de nacimiento y número de documento o número de serie.

1.3.- Ingresa tus datos de contacto

1.4.- Ingresa los datos de tu vivienda

1.5.- Ingresa tus datos y los de los integrantes de tu hogar

1.6.- Selecciona la jefatura de tu hogar

1.7.- Adjunta los documentos requeridos 

1.8.- Confirma y cierra

2.- Ingresar a https://www.ingresodeemergencia.cl/

2.1.- Ve a la sección “Solicita el IFE o revisa si eres beneficiario”

2.2.- Ingresa tu RUN, fecha de nacimiento y número de documento

2.3.- Llena el formulario con tu número de identificación, nombre, correo electrónico, teléfono y los datos bancarios para recibir el pago