Ecuador se prepara para la segunda vuelta electoral del 11 de abril de 2021 y el nuevo gobierno tendrá que enfrentarse a una serie de tensiones sociales, producto de la crisis política y económica del país. Entre esas tensiones se encuentran las relacionadas a los venezolanos en situación de movilidad humana. 

El politólogo y especialista en procesos de sensibilidad social, Pedro Donoso, explicó a Venezuela Migrante que el nuevo presidente deberá manejar el tema migratorio con políticas públicas claras y continuas. «De no hacerlo las consecuencias serán impredecibles». 

Tensión Social en temas migratorios

La tensión es la fuerza ejercida sobre las relaciones sociales por parte de grupos opuestos que conviven entre sí. Esa fuerza está relacionada con los intereses, capacidades y cultura de los involucrados. Un ejemplo es la relación que existe entre empleados y empleadores. 

Las tensiones, si no son correctamente aliviadas, pueden fracturar esas relaciones. «Se tiene que manejar esas dinámicas para evitar el rompimiento del tejido social de Ecuador», advirtió el especialista.

Donoso destacó que los migrantes venezolanos son parte de esas dinámicas al ser habitantes de Ecuador. «El tejido social de un país no solo depende de los nacionales, también de los extranjeros que lo habitan».

Venezuela Migrante identificó tres áreas de tensión en las que el tema migratorio está vinculado: El comercio informal, la integración laboral y la seguridad. En estos ámbitos, las relaciones sociales entre nacionales y extranjeros están condicionadas por la situación migratoria en movilidad humana.

Comercio informal

 Desde la perspectiva de Donoso, el Gobierno actual «ha abandonado la resolución de tensiones sociales». Recordó los sucesos en el popular mercado La Bahía de Guayaquil, el 2 de diciembre de 2020. Con golpes y palazos vendedores informales venezolanos y comerciantes ecuatorianos «demostraron las consecuencias impredecibles de la ausencia de propuestas claras, por parte del Estado sobre resoluciones para las tensiones sociales».

Donoso indicó que la conflictividad en el comercio informal es producto de la precariedad del empleo en Ecuador. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de Ecuador (Inec), para febrero de 2021 solo tres de cada diez personas con trabajo tienen un empleo pleno. 

En ese grupo entra la mayoría de los 443.705 venezolanos. De acuerdo al Ministerio de Gobierno, el 89% de esta población trabaja en el comercio informal, principalmente en las dos ciudades más pobladas de Ecuador: Quito y Guayaquil. 

Integración laboral 

«Los empleadores prefieren disponer de empleados con sueldos más bajos», resaltó Donoso. Esto reduce los puestos de trabajo para ecuatorianos, como destacó el informe Retos y Oportunidades de la Migración Venezolana en Ecuador dirigido por el Banco Mundial. En el documento se explica que parte importante de los venezolanos ocupan puestos de trabajo inferiores a su preparación académica; por eso, los investigadores que realizaron el informe proponen que los migrantes universitarios sean integrados a puestos acorde a su nivel de estudio. De esa manera, los ecuatorianos con menor preparación podrían acceder a más puestos trabajos.

De acuerdo a la Organización Internacional de Trabajo (OIT) el 52% de los venezolanos en Guayaquil y Quito tienen al menos un título universitario. Sin embargo, los profesionales de esta nacionalidad ganan entre el 38% y 61% menos que los ecuatorianos con su misma preparación, según el informe: Sectores económicos con potencial para la inclusión laboral de migrantes y refugiados venezolanos en Quito y Guayaquil, publicado el 25 de marzo de este año.

Entre los factores que explican los sueldos más bajos, además de la regularización migratoria, está la dificultad para registrar los títulos universitarios en Ecuador. Para hacer el proceso se tiene que tener los diplomas apostillados, las notas certificadas y el comprobante de modalidad de estudio. 

Leer también: Diez pasos para registrar títulos universitarios en Ecuador

Seguridad

Donoso destacó la seguridad como el área más sensible. El experto advirtió que muchos venezolanos pueden ser víctima de trata de personas, explotación sexual y también ser usados para cualquier otro delito. «No solo es violación a los derechos de los venezolanos, sino que, además, esa situación fortalece las actividades delictivas y las traslada a otras áreas de la sociedad ecuatoriana», explicó el especialista. 

El politólogo recalcó que la situación migratoria irregular hace más vulnerable a una persona de caer en manos de grupos criminales. «Estas tensiones se incuban y profundizan los conflictos del país entero. Todas las dinámicas se relacionan entre sí», reseñó.

Leer también: Visas en Ecuador para venezolanos: ¿qué opciones hay?

El nudo gordiano

Para Donoso, el nuevo Gobierno que comenzará el 24 de mayo se enfrentará a un Ecuador que sufre cinco crisis al mismo tiempo. La primera es la crisis socioeconómica agudizada con la recesión económica producto de la pandemia Covid19. La segunda es la precarización del trabajo en Ecuador; la tercera es parlamentaria, puesto que después de las elecciones ninguna tolda obtuvo mayoría, es decir, legislar será una lucha continua de consensos y confrontaciones.

El especialista identificó a la legitimidad cuestionada del nuevo presidente como la cuarta crisis, sin importar quien sea el ganador de las elecciones. Como quinta crisis enumeró al conflicto entre Gobiernos locales con el nacional, fundamentada en la frágil legitimidad de la presidencia.

Leer También: Las cuatro visiones migratorias ganadoras en elecciones de Ecuador

Las cincos crisis pueden agravar las tensiones productos de la migración. Donoso, al considerar que la irregularidad migratoria condiciona las relaciones sociales, piensa que el primer paso para aliviar las contraposiciones es la ejecución de un programa de regularización integral, que permita a todos los venezolanos normalizar su estatus, incluso si no tienen documentos de viajes como el pasaporte.

Sin embargo, para llevar a cabo esas políticas el nuevo Gobierno requerirá de consenso legislativo, legitimidad y un plan claro que integre laboralmente a los venezolanos, sin afectar los puestos de trabajo de los ecuatorianos, después de una recesión económica mundial. Un nudo gordiano.

Leer También: ¿Qué pasó en Ecuador durante la presidencia de Lenin Moreno en materia migratoria?