“Hermanos” es el nombre que tendrá un programa que busca proteger a los migrantes venezolanos. La propuesta fue presentada por Julio Borges, nombrado comisionado para las Relaciones Exteriores del gobierno interino de Juan Guaidó. El proyecto busca que más países repliquen las medidas tomadas por Estados Unidos y Colombia en apoyo a los migrantes venezolanos.

Borges aseguró que buscan “promover propuestas de políticas públicas para los países receptores de los venezolanos». También destacó que se busca el acceso a «servicios e información para la diáspora a través de plataformas tecnológicas”.

Los gobiernos de Colombia y Estados Unidos han emitido medidas de apoyo hacia la migración venezolana recientemente. Primero, el gobierno colombiano aprobó el Estatuto de Protección Temporal para migrantes venezolanos en el mes de febrero. Luego, en marzo, el presidente Joe Biden aprobó el Estatuto de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) a los venezolanos.

Ambas medidas fueron aplaudidas por la comunidad internacional. Sin embargo, hasta la fecha no hay más países con propuestas similares en apoyo a los migrantes venezolanos.

El plan de ayuda

Julio Borges afirmó que el plan “Hermanos” viene “con el propósito de ayudar a los venezolanos que están en el exterior, a través del impulso de políticas que contribuyan a la regularización y protección de los migrantes y para brindarles servicios de asistencia”.

El programa también busca que los venezolanos puedan acceder a “beneficios, como identificación por diez años en los países receptores». También se busca «mejoras en sus condiciones laborales, acceso a servicios como salud, educación, alimentación y programas sociales de los países receptores”.

Otro de los puntos es que se reconozcan pasaportes vencidos. También que se emitan visados especiales para los venezolanos, permisos de trabajo y de permanencia. Además, ayudará en la validación de títulos, licencias y estudios.

El plan se compone en tres fases. En la primera, se aspira a “impulsar propuestas de políticas públicas en favor de los venezolanos y que estas puedan ser adoptadas por los Estados”.

La segunda fase “contará con una plataforma tecnológica que estará al servicio de los migrantes”. Con esto, se espera “impulsar una petición en favor de los venezolanos, ofrecer servicios consulares, información útil para nuestra diáspora e incluir a organizaciones sociales que trabajan por la atención de los venezolanos”.

La última fase quiere “despertar un sentimiento de reciprocidad hacia nuestros hermanos, por lo que vamos a desarrollar una campaña para resaltar la imagen de los venezolanos en el mundo, destacando los aportes que están haciendo miles de nuestros connacionales”, agregó Julio Borges.